Magnus aen estar nin o "Es su sangre... hay más hierro"



Saludos.

Puesto que en clase estos días hemos estado hablando de superhéroes, no puedo dejar de acordarrme de los X-Men, mis favoritos desde pequeño. Y puestos a pensar en algo concreto, no puedo dejar de pensar en su archienemigo Magneto, y en uno de sus mejores momentos a mi entender: En X-Men 2 librándose de su encarcelamiento de metacrilato haciendo uso del hierro extra en la sangre de su carcelero. Hierro que por supuesto su suecuaz Mística se había ocupado de inyectar (¿sólo los malos tienen secuaces?).

El glamour de Magneto, el que su historia y evolución lo convierta en uno de los villanos Marvel con personalidad más desarrollada, y el placer de ver a Ian McKellen interpretándolo en esta escena en particular, deberían ser motivos de sobra para querer comentar el caso. Pero amigos, ay de mí, infelice, apurar cielos pretendo. Oh decepción cuando el último día de clase hablamos del mismo supervillano, del mismo antagonista archienemigo de la Patrulla X, del mismo amo del magnetismo. Y más ay de mí, más infelice, más etc cuando buscando por la web me encuentro con que el propio Sergio Palacios comentó el caso en su blog (ver lista de blogs FiCiFi) hace unos cuantos meses.

Pues bien, puesto que ni Lobezno, ni Cíclope, ni Xavier, ni Jean Grey, ni Gatasombra, ni Tormenta, ni Rondador Nocturno, ni Bestia, ni (larguísimo etc) se habrían rendido ante tan nimias adversidades, me decido a proseguir en nombre de todos estos superhéroes. Vayamos con mi propia versión.

Dentro vídeo, ¡dale al play!
video video
Dado que se experimentan problemas con el visionado de los vídeos, facilito los siguientes links para ver: "Mística interviene", "La huída de Magneto".

Magnus aen estar nin


"Magnus es mi nombre". ¿Quién es Magnus? Pues es el nombre familiar con el que el Profesor Charles Xavier se dirige a su eterno y dual antagonista Erick Lenhser, desde que fueran compañeros en un hospital y debatieran largamente sobre la ética de la convivencia entre humanos y mutantes. Pretendían cambiar el mundo. Vaya si lo hicieron. Para su propia sorpresa, sus sueños se hicieron más reales de lo que esperaban, aunque acabaron tomando posturas más enfrentadas de lo que habían imaginado.

Pues bien. Nos encontramos con este tipejo vestido de morado, que usa capa y un casco muy retro-molongui - El cual sabed que tiene la facultad de aislarle de poderes psíquicos de otros mutantes (...sí, lo diseñó y fabricó especialmente pensando en Xavier) - y que por lo visto ha declarado la guerra al carismático grupo de superhéroes mutantes X-Men. ¿A qué se dedica? Pues su principal poder mutante, y he aquí lo que nos interesa, es el dominio de los campos magnéticos, que puede manejar y crear a su voluntad. Si de primeras habéis pensado que no es tanto poder, volved a pensad.

Los guionistas de X-Men han llevado al cómic multitud de posibles aplicaciones criminales del control sobre campos magnéticos, desde levitar y volar, mover y moldear objetos metálicos, producir efectos variados y cada cual más dañino en el complejo sistema eléctrico que tenemos por cerebro, etc. Por otro lado, otra de las características de Magneto es su mente, es un brillante científico con una voluntad férrea capaz incluso de resistir algunos ataques psíquicos. Asumamos pues que sus conocimientos sobre Física le permiten buscar ingeniosas aplicaciones de su poder.

¿Campo magnético? Eso es algo de los imanes, ¿no?


Para todos aquéllos que a lo largo de lo que llevamos de artículo hayáis pensado así, se hace imprescindible esta sección. Es la sección "didáctica" (guiño al referido) en la que aprendemos algo de Física. La anterior sería la sección didáctica en la que aprendemos algo de cómics.

Bien, sobre los campos magnéticos debemos saber dos cosas: su origen y sus efectos. Pueden ser originados por imanes (sean permanentes o temporales), los cuales son fuente de campos magnéticos estables a su alrededor, o por movimiento de carga eléctrica, id est corriente corriente y moliente.

Como Magneto manipula campos magnéticos "a su voluntad", podemos (y no nos queda otra que) asumir que no necesitamos ahondar en el "cómo" de su poder. Creará en cada caso el campo más conveniente para sus causas: Uno con dirección, sentido e intensidad adecuados a su propósito.

¿Sus efectos? Pues además de poder inducir corriente eléctrica al variar (Ley de Faraday-Lentz) y provocar fuerzas sobre cargas eléctricas que se muevan en su seno, los campos magnéticos tienen un curioso efecto sobre los materiales: Afectan a nivel atómico a sus electrones y núcleos de forma que el cuerpo en cuestión se convierte a su vez en un imán. Se trataría de un imán inducido. Y aquí entra en juego una variante del efecto de un campo magnético: Fuerzas de repulsión/atracción entre polos iguales/distintos de dos imanes.

Pero el caso es que, lejos de acabar aquí la cosa, nos encontramos con que distintos materiales reaccionan de distinta manera a los campos magnéticos, encontrándonos así materiales diamagnéticos, paramagnéticos y ferromagnéticos (Hay más casos, algo anómalos, pero mejor no entrar en ello).

Así, de una forma simplificada, podríamos establecer que los paramagnéticos reaccionan ante un campo con una atracción débil, los ferromagnéticos con una atracción fuerte y los diamagnéticos con repulsión (podríamos decir que en comparación a la atracción ferromagnética, débil). Materiales ferromagnéticos serían el hierro (típicamente) y muchos de sus compuestos, paramagnéticos el aluminio o el titanio y diamagnéticos el grafito, el oro... y el agua.

Dejemos lo ameno y volvamos a lo divertido


Pues bien. Después de una pequeña aproximación al cómo se comportan los objetos ante un campo magnético (nótese que deliberadamente hemos omitido el por qué de la variedad de dichos comportamientos), volvamos al señor y amo del magnetismo encerrado en su jaula plástica.

Bien, hemos visto como Magneto espera pacientemente hasta que Mística actúa en su favor, y Magneto utiliza ese hierro extra en la sangre de su vigilante para primero, hacerlo levitar y deshacerse de él y, segundo, huir de su prisión. Y ahora nos preguntamos, ¿era necesario ese hierro extra? Nota a los quisquillosos: Ignoraremos el hecho de que unos gramos de hierro bastan para matar a un hombre en poco tiempo (y que ese poco tiempo lo pase tan enfermo como para no ir a trabajar a una prisión de supervillanos mutantes...), y tampoco ahondaremos en cuán útil es el hierro que naturalmente puebla nuestra sangre (ver links de la sección DIY para más info).

La cuestión es, dado que Magneto puede crear un campo magnético de las características que desee, ¿cuál sería la opción más razonable? Para ello, supondremos que para él es más difícil manipular campos cuanto mayor es su intensidad (y si queremos, cuanto mayor es la distancia respecto a él, aunque en nuestro caso particular no influye demasiado). Por tanto, hasta el momento parece ser que dado que el hierro es ferromagnético Magneto podría originar un campo situado sobre su desvalido e hiperférrico contrincante para atraerlo hacia el techo. Pero por otro lado, también podría originar un campo bajo el ya no necesariamente hiperférrico pero igualmente desvalido guarda, dicho campo repelería el agua que forma parte de su cuerpo y lo haría alzarse asímismo. ¿Qué es mejor, hierro o agua?

Fe vs H2O


En una esquina del ring, con calzón azul, 1g/cm3 de densidad, composición química H2O, tenemos el azote oceánico, agente erosivo y disolvente por excelencia, ¡el agua!.
En la otra esquina, con calzón rojo, 7,874g/cm3 de densidad, elemento atómico del grupo de los metales, tenemos al material ferromagnético más ferromagnético, ¡hierro!.

Quede claro en primer lugar, que no vamos a hacer cuentas ni a analizar fórmulas. No vamos a, en esta ocasión, hacer uso de los números y su absoluta sencillez para comparar ambos métodos, en cuyo caso se trataría de calcular las fuerzas de atracción y repulsión necesarias para vencer al peso en cada caso, y analizar cuál requeriría mayor intensidad de campo magnético. Por el contrario, recurriremos a la herramienta que es nuestro intelecto para aproximarnos a la respuesta razonando. En este punto posiblemente sólo tengáis en la mente "el agua es repelida, el hierro es atraído" -cierto-, y posiblemente penséis por tanto que sólo tenemos que saber si una masa determinada de agua es repelida con más fuerza de lo que es atraída la misma masa en hierro -falso-.

El caso es que en la levitación diamagnética tenemos que cada molécula de agua se convierte en un pequeño imán que responde con una fuerza repulsiva al campo original. Por tanto, cuanto más agua, mayor fuerza... así con intensidad de campo apropiada cada molécula de agua ejerce y sufre fuerza suficiente para vencer su propio peso. Tenemos que la fuerza magnética sobre cierta cantidad de aguadepende directamente de su volumen, y puesto que su peso también (relacionando masa, volumen y densidad), si igualamos la fuerza neta a cero para conseguir anular el peso y lograr la deseada levitación tenemos independencia del volumen de agua. Al añadir el peso extra del contenido no-acuoso del guarda (aproximadamente un 30-35% de nuestra masa), tendríamos que incrementar la intensidad de campo para que la repulsión de la masa acuosa venciese este pequeño lastre tan reacio a autopropulsarse hacia el techo de la celda de Magneto.

Volvamos nuestra mirada a la otra esquina donde están los escasos gramos de hierro con calzón azul, que si bien necesitarían una intensidad de campo pequeñita para vencer su peso y levitar, tendrían que cargar con toda la masa del guarda en su contra, incluyendo ahora tanto el 30-35% no-acuoso como el 65-70% sí-acuoso-pero-ahora-reacio-también-a-autopropulsarse(-y-con-calzón-azul).

Si no os creéis lo de que el agua levita... vosotros mismos. Consultad la sección DIY, mientras tanto... Dentro vídeo, ¡dale al play!

video



Último asalto


Pues bien. Con lo visto, el púgil molecular (el del calzón azul...)se encuentra con que cada gramo de agua tiene que cargar con algo más de peso extra, mientras que el púgil atómico (el queda, según mis cuentas el de rojo) está en la difícil situación de que cada gramo de hierro(1) tiene que cargar con unos 10Kg de peso.

¿Qué pensáis? ¿Tanta ventaja le saca el ferromagnetismo del hierro al diamagnetismo del agua? Pues os quedáis con la duda, cada uno que se forme su propia opinión. Como dije, no voy a hacer cuentas. Si encontráis datos o formas para calcular dicha información, no dudéis en comentar compartiéndolas.


(1): Aprovecho para experimentar con las notas al pie(12). Tomando que Mística haya inyectado 1 cm3 de hierro y por tanto unos 7 gramos y pico. No obstante, esto tirar muy por lo alto ya que al ser el hierro sólido necesariamente estaría diluido para inyectárselo y el volumen real de hierro en la jeringuilla sería muchísimo menor.
(12): Guiño al referido.


Magneto Rex


Con el nombre de una mini-saga de cómics basada en la ascensión al poder de Magneto, me despido ya de vosotros, apreciados lectores, amigos y familiares. Espero no haber hecho tediosos estos minutos de lectura, y que el novedoso final abierto, necesario a falta de una conclusión merecedora del ilustre público de este humilde blog, os haya hecho pensar un poco.

Aquéllos más curiosos, más interesados, más duchos, espero sacien su curiosidad, encuentren interesante y... ¿se duchen? con los links y la información de la sección DIY. Un saludo para todos, y hasta la próxima entrega de Los Viajes de Adan, el blog que nunca se sabe cuándo sale.
Un saludo,
Adan.


Sección DoItYourself


¡Házlo tú mismo!
Si queréis más información sobre los temas tratados en este artículo, a continuación encontraréis cosas muy interesantes.
-1: Artículo en el blog de Sergio Palacios sobre este mismo tema. Encontraréis también información aquí no expuesta sobre por qué los materiales x-magnéticos son x-magnéticos (para x perteneciente a {dia,para,ferro}), así como sobre cuán útil le resulta a magneto el hierro de la sangre.
-2: Magneto en Wikipedia
-3: MUCHA más información sobre Magneto en answers.com (Idioma: Inglés). [EDITO: Magneto en Wikipedia Inglés]
-4: Magnetismo en Wikipedia. De ahí a artículos sobre diamagnetismo, paramagnetismo y ferromagnetismo.
-5: Experimento de levitación diamagnética por la HFML (High Field Magnetic Laboratory, Radboud University Nijmegen, Holanda).
-6: Vídeos de los experimentos en dicha universidad, uno de los cuales se ve más arriba en el artículo (mismo website, simplemente facilito el link).
-7: "Magnus aen estar nin" Significa en sindarin "Magnus es mi nombre".
-8: Sindarin es un idioma élfico.
-9: Con élfico me refiero a relativo a la raza con tal nombre creada por JRR Tolkien.
-10: El que escribió El Señor de Los Anillos, entre otras obras.
-11: Sí, sí que merece la pena que lo leas si no lo has hecho ya, al fin y al cabo estás perdiendo el tiempo leyendo algo mío y soy mucho menos considerado en el mundo de la literatura que ese señor.
-12: Sí, está muerto, ¿y qué?

7 comentarios:

  1. Comentar que el tercer enlace (usease, el número 3) sería mejor que lo cambiases por el artículo de Magneto que hay en la wikipedia angloparlante. ¿La razón? Los de Answer copian al pie de la letra a los de Wiki, y esta última está más actualizada.
    Querría poder decir que tendrías que cambiar el enlace a la Wikipedia en español por uno a la ficha de Magneto en la Enciclopedia del Universo Marvel (http//www.eumreborn.com, por si le interesa a alguien), página en la que participo, pero la verdad es que bastantes fichas, entre ellas la de Magneto, está bastante desactualizada.
    ¡Un abrazo!

    ResponderEliminar
  2. Saludos!

    Bueno, lamento la tardanza, pero estoy contento de anunciar que ya están los dos vídeos ("Mística interviene", "La huída de Magneto") situados en el artículo. Y por si acaso, también hay links para verlos en GoogleVideo. (Fallaban un poco pero creo que ya van bien).

    Respecto al apunte de Superlayo, ya edité y añadí el link a la información de Magneto en en.wikipedia.org. ¡Gracias por el consejo! Siguiendo tu advertencia, no añadí el link a la EUM.

    Espero que te haya gustado el artículo ^_^

    Un saludo,
    Adan

    ResponderEliminar
  3. bueno... lei la mitad... luego sigo con la parrafada xD

    Te las curras demasiado xD

    ResponderEliminar
  4. Buenas!! Otro post interesante (y esta vez de superhéroes!!), aunque se echan en falta todas esas fórmulas y números:P jejeje. Por cierto, un apunte sin importancia...¿en qué momento el agua y el hierro se cambian los colores de los calzones?jajajaj. Un saludo!!!

    ResponderEliminar
  5. En fin, que decir de uno de los villanos por excelencia, todo el mundo ha deseado alguna vez lanzar vehículos con esa facilidad: coches, camiones, ambulancias, autobuses escolares... uy, creo que me pueden las pretensiones megalómanas y sin embargo, hasta el momento no me había planteado lo de jugar a las canicas con simples Homo Sapiens... parece divertido, por mi parte, dado que poseo escasos conocimientos sobre en que medida afectan los campos magnéticos al los materiales que mentas, no sé si sería mejor apostar por la calidad(Fe) o la cantidad(H2O).

    De cualquier forma, y dado que parece que el número de campos magnéticos que domina el pollo este no esta muy limitado ni en cuanto cantidad ni en cuanto a fuerza, crearía dos bien gordos, uno encima y otro debajo para asegurarme que acabara incrustado en el techo, por ingénuo (a mí si me viene una chica así, sospecho, que queréis que os diga... da igual, lo haría de todas formas).

    Pues eso me despido, que me estoy haciendo un repaso de todos tus post poco a poco para meterme en ambiente, que mi blog está muy seco.

    Un saludo. :P

    Ender.

    ResponderEliminar
  6. Bueno, tal y como dices, crear un campo por encima y otro por debajo es, por curioso que resulte, conjugar opciones que contrarrestarían sus esfuerzos. Ello se debe a que el campo por encima debe afectar al hierro: ferromagnético, atracción). Sin embargo, el campo por debajo debe afectar al agua: diamagnética, repulsión. Sin embargo, ambos afectarían a ambos materiales, con lo que se entorpecerían recíprocamente.

    Me alegro de que estés siguiendo mi rastro y poniéndote al día. Ya era hora! :)

    Un saludo!
    Adan

    PD: Si no habéis entrado en el blog de Ender, no sé a qué esperáis. Mooola.

    ResponderEliminar
  7. Sucio Antón... deja de Magnetownearme (un guiño para Feli si algún día nos lee), sólo sugerí la solución más bruta posible y me la contradices. En fin, si nos paramos a pensarlo (que es de lo que se trataría) sí, tienes razón... tendré que pensar alguna otra magnifica idea.

    Por cierto, la mayor parte del hierro del cuerpo se encuentra en circulación en la sangre por lo que al elevarlo utilizando el hierro de su cuerpo el tío acabaría con una presión sanguínea en la cabeceza brutal, probablemnte muriera de un ictus o una embolia antes de chocar contra algún edificio o vehículo al uso. :-) Lo comentaba como curiosidad, se me acaba de ocurrir.

    Saludos.

    Ender.

    ResponderEliminar